Es difícil hablar de este tema confuso, pero quizá la primera idea que quisiera barajar es la necesidad de dejar de trabajar en prevención como lo hemos estado realizando hasta el momento. Los resultados son cada vez peores, y seguir validando las estrategias y los “cíclicos programas de prevención” existentes nos llevan y nos llevarán al fracaso. Incluso a lo que aún es peor: a la banalización del uso excesivo de las tecnologías, no como parte de nuestros trabajos, sino de nuestras vidas anonadadas.

Prevenir es hacer acciones continuadas para obtener el resultado esperado. Claro está que hablamos de los “cíclicos programas de prevención”, pero no estamos hablando de una prevención efectiva, sino de una prevención de postureo alejada de instrumentos novedosos y eficaces para la juventud.

Durante estos últimos 40 años de trabajo continuado en el campo de las adicciones, tengo que reflexionar y llamar a las cosas por su nombre. Nuestros egos, másbien manías,han ocupado el campo de la prevención;lo no realizado por cada uno de nosotros no era científico y lo verdaderamente no científico era la temporalización de las acciones, muchas veces debido a los presupuestos,otras a la inoperancia del pacto entre la ciudadanía y la administración dando ambas la espalda a la juventud,sin darles un espacio verdadero de opinión y de acción.

Ir al artículo completo de José Francisco López y Segarra Afrontamiento de la problemática de los jóvenes atrapados por las redes sociales y las TIC

Desde la Red de Atención a las Adicciones, UNAD, queremos poner en valor nuestro modelo de atención integral y comunitario próximo a las personas y sus realidades cambiantes, un modelo que defiende la igualdad y los derechos de las personas.

Es imprescindible no solo mantener nuestro modelo, sino también contar con una red de atención potente y estable para llevarlo a cabo, una red que tendrá que fortalecerse y ampliarse. Hemos podido cubrir la emergencia en la crisis de la COVID-19 porque tenemos una red de atención detrás.

Leer más...

La Dirección General de Salud Pública i Addicions de la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública de la Generalitat Valenciana facilita a las entidades del sector de tratamiento de adicciones, un documento informativo con las recomendaciones y medidas para la desescalada en los centros especializados.

Puedes consultar la información en el siguiente enlace: Desescalada para Centros de Día de tratamiento de adicciones

La COVID-19 está poniendo a prueba todos los ámbitos de la sociedad. El Tercer Sector no es ajeno a esta transformación sobrevenida, especialmente las organizaciones de acción social y las personas que utilizan sus servicios. Patim forma parte de la red asistencial de la Comunidad Valenciana, en la que se apoya el ecosistema sociosanitario autonómico, desde hace 35 años. Y no hay duda que la avalancha generada por esta emergencia sanitaria ha sacudido toda la estructura de la organización, acelerando el proceso de transformación constante para adaptarse a las necesidades de los colectivos vulnerables a los que dirige sus programas: personas con adicciones, desempleadas y conductas violentas. Vamos a revisar la huella que ha dejado el Coronavirus en estos 77 días de pandemia, a las puertas ya de entrar en la fase dos.

Leer más...

La presencia de mujeres en los centros de tratamiento de adicciones sigue siendo escasa. Una tendencia que en los últimos años ha empezado a cambiar de forma lenta pero progresiva. La incorporación de servicios y programas específicos para atender una realidad casi invisible ha permitido ofrecer respuestas más ajustadas a sus necesidades. En el último año, un 20% de las personas atendidas por Patim eran mujeres, lo que supone el doble que hace siete años. En su mayoría acuden a tratamiento por abuso de sustancias tóxicas -cocaína y alcohol- pero no ocurre lo mismo en las adicciones sin sustancia, donde apenas representan el 3% del total de casos atendidos por esta entidad que está a punto de cumplir 35 años en el ámbito de las adicciones.

El centro de día es el recurso en el que se ve reflejada esta tendencia con mayor claridad. En 2013 las mujeres apenas suponían el 13% de los pacientes y en la actualidad casi alcanzan el 22% de los casos atendidos. "Es un objetivo conseguido, que perseguíamos desde hace tiempo, a pesar de no ser la cifra que consideramos que se acerca a la problemática real", destaca Ariel de Lucas, responsable de este recurso asistencial, quien recuerda que no hace mucho tiempo esta realidad quedaba invisibilizada en las estadísticas porque apenas representaban el 2% de las personas atendidas. Los servicios de Patim son mixtos pero la entidad también gestiona dos recursos únicos y específicos para mujeres en la Comunidad Valenciana, la vivienda de apoyo al tratamiento (VAT) y la vivienda de apoyo a la inserción social (VAIS). En la comunidad terapéutica también se aprecia una mayor presencia de mujeres, que suponen el 17% del total de pacientes, y la Agencia de Colocación es el único servicio en el que la mujer abandera el perfil general.

El segundo cambio importante que se observa este año es que el juego se ha consolidado como una de las principales causas por las que se demanda tratamiento ambulatorio. Representa el 29% de casos atendidos en el centro de día de Patim, afianzándose al mismo nivel que la cocaína (31%) pero si se suman los datos de todas las categorías en las que se registra el consumo de esta sustancia (cocaína 18%, cocaína+alcohol 12% y cocaína+heroína 1%). El cannabis aparece en tercer lugar con el 23% de personas. Este recurso semirresidencial ubicado en Castelló ha atendido a 147 personas el año pasado, lo que representa un incremento del 13% en el número total de casos.

Al analizar con más profundidad los resultados de las adicciones sin sustancia en Patim, (111 casos) se evidencia que el juego on line (35%) ha superado por primera vez al perfil más tradicional que representan las personas que apuestan a las máquinas B o tragaperras (32%), de forma presencial y que era el mayoritario hasta ahora. Además, un 6% de personas compatibiliza ambas prácticas. "Nos estamos enfrentando a la cuarta oleada en el ámbito de las adicciones, donde la principal conducta ahora son las personas con adicciones sin sustancia, especialmente el juego y su evolución on line", advierte la coordinadora de programas, Inma Galmés. Desde el área jurídica, también se ha notado este incremento de casos ya que se han intensificado las intervenciones para abordar los problemas legales asociados a la etapa de abuso en el juego de los pacientes.

El perfil mayoritario es el de un hombre de unos 40 años, con estudios equivalentes al bachillerato, que tiene una vida normalizada y mantiene su trabajo durante su etapa de abuso del juego. No obstante, en los últimos meses "se han incrementado las personas de entre 28-35 años cuya conducta mayoritaria es el juego on line", puntualiza Julio Abad, psicólogo de Patim. La brecha de género se hace más evidente en esta conducta porque apenas hay casos de mujeres que acuden a terapia lo que pone de manifiesto que "existe una dificultad evidente para incorporarse al tratamiento".

Patim ha atenido a 1501 personas durante 2019 a través de 26 programas distintos. El 52% de ellos han estado dirigidos a personas con adicciones -el grupo principal al que ofrece respuesta la entidad- y el resto a otros colectivos como agresores, población desempleada, mujeres, familias, personas privadas de libertad, con VIH y también a población general. El presupuesto de la organización se ha mantenido estable aunque los recursos económicos han disminuido un 4,14% respecto al ejercicio anterior, con un 52% de financiación pública y un 48% de fondos propios. La coordinadora de programas ha destacado que el 46% de los programas desarrollados "no han recibido ningún tipo de financiación" para ser ejecutarlos, de los que se han beneficiado 690 personas.

En la actualidad Patim gestiona seis recursos distintos -centros de día, comunidad terapéutica y viviendas de inserción o apoyo al trabamiento- y ofrece una "atención integral para atender a una persona con adicciones desde su inicio en el tratamiento hasta su completa normalización". De forma transversal, se trabaja la educación en nuevas masculinidades en todos los centros, de forma especial con agresores y mujeres en los dos centros penitenciarios ubicados en la provincia de Castellón.

Recusros

Enlace a la memoria de Patim --> Memoria 2019

Foto taller prevención de reacídas --> Taller 1

Foto taller educación informática --> Taller 2